Descargar tutorial GRATIS

jueves, 4 de diciembre de 2014
Mi hijo se encuentra en España: ¿Cómo puedo regularizarlo?
Una duda muy común que se plantean los extranjeros residentes legales que tienen junto a ellos hijos menores de edad, en situación irregular, es cómo pueden regularizarlos ¿Cómo obtienen una Autorización de Residencia para ellos si ya están en España? ¿Tienen que salir de España o pueden acceder a la residencia legal sin tener que volver a su país?

Pues bien, al igual que sucede con los extranjeros mayores de edad, el Reglamento de Extranjería (Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social) contiene dos procedimientos para poder regularizar a los menores de edad cuyo padre o madre sea residente legal en España.


En ambos procedimientos no será necesario salir de España para acceder a la residencia legal, encontrándose, por tanto, exento de obtener el correspondiente Visado de Residencia.

Estos dos procedimientos distinguen entre los hijos de extranjeros residentes legales nacidos en España y los nacidos fuera de España.

Residencia del hijo nacido en España (Artículo 185 del RD 557/2011).

El Reglamento de Extranjería dispone que los hijos de extranjero residente legal en España tendrán Derecho a obtener de manera automática la misma Autorización de Residencia que ostenten sus progenitores. Para este supuesto será suficiente con que uno de los dos progenitores (padre o madre) sea residente legal.

El procedimiento se podrá iniciar por el padre o madre que sea residente legal, desde el mismo momento en el que se produzca el nacimiento del menor, o en su caso, desde que alguno de ello acceda a la residencia legal en España.

Como requisitos básicos será necesario acreditar los siguientes extremos:

a) Residencia legal de alguno de los progenitores.

b) Identidad del menor a través del Pasaporte de su nacionalidad.

c) Certificado de nacimiento del menor expedido por un Registro Civil español.


La Autorización de Residencia concedida al hijo menor de edad variará según la situación en la que se encuentre el progenitor:

a) Progenitor residente legal: El hijo menor de edad adquirirá la misma Autorización de Residencia que ostente dicho progenitor.

b) Progenitor refugiado o bajo protección subsidiaria: en este caso, se podrá optar entre el mismo reconocimiento de este estatus (refugiado o bajo protección subsidiaria) a favor del menor, o  una Autorización de Residencia, siempre teniendo en cuenta el interese superior del menor.

c) Progenitor descendiente reagrupado: el hijo menor de edad obtendrá una Autorización de Residencia por Reagrupación Familiar, pero dependiente de dicho progenitor.

Este tipo de Autorización de Residencia habilitará a trabajar al menor de edad una vez alcanzada la edad laboral.


Residencia del hijo no nacido en España (Artículo 186 del RD 557/2011).

El procedimiento previsto para los hijos de extranjeros residente legal, no nacidos en España, resulta más complejo y exigente que el anterior. Por esta vía, además de los propios hijos menores de edad, también podrán regularizarse a los menores sometidos a tutela de un ciudadano o institución española o de un extranjero residente legal.

Serán requisitos necesarios para poder acogerse a este procedimiento los siguientes:

a) Residencia legal de alguno de los progenitores.

b) Identidad del menor a través del Pasaporte de su nacionalidad.

c) Certificado de nacimiento del menor expedido en su país de origen, debidamente legalizado, y en su caso, traducido.

d) Acreditar que el menor de edad ha permanecido de forma continuada en España al menos dos años.

e) Disponer de medios económicos suficientes para cubrir las necesidades familiares de acuerdo con los criterios establecidos para el procedimiento de Reagrupación Familiar.

f) Disponer de vivienda adecuada prevista también para Reagrupación Familiar.  

g) Si el menor se encuentra en edad de escolarización obligatoria, será necesario acreditar dicha escolarización durante el tiempo de permanencia en España.


La Autorización de Residencia obtenida tendrá la misma vigencia que la del progenitor residente legal, salvo que el menor esté sujeto a la tutela de un ciudadano comunitario, en cuyo caso la vigencia será de cinco años.

Como ocurriera en el procedimiento anterior, la Autorización de Residencia obtenida habilitará a trabajar al menor una vez alcanzada la edad laboral sin ningún trámite administrativo adicional.


Supuestos especiales.

Visto los dos supuestos generales contenidos en el RD 557/2011 para hijos menores de extranjeros residentes legales, existen, no obstante, ciertos supuestos especiales a tener en cuenta:

a) Menor Familiar de Ciudadano de la Unión: comúnmente denominados como familiar de comunitario, sería el caso de un menor de edad (incluso mayor de edad) cuyo progenitor está casado o es pareja de hecho de un ciudadano español o de un ciudadano de la UE (u otros sometidos al Régimen Comunitario), y cuya regulación, más beneficiosa y privilegiada, se realiza a través del Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los Estados miembros de la Unión Europea y de otros Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo.    

b) Menor cuyo progenitor es extranjero nacionalizado: Una vez obtenida la nacionalidad española por alguno de los progenitores del hijo menor de edad, además de poder adquirir la residencia legal a través del supuesto anterior, también existiría el Derecho de Opción a la nacionalidad española, de mayor relevancia y trascendencia jurídica.

c) Presunción de nacionalidad: Especial relevancia tienen los supuestos contemplados en el Artículo 17.1 del Código Civil, que regula la adquisición de la nacionalidad española de origen. En esta situación se pueden encontrar los hijos de determinados extranjeros, destacando dos casos muy comunes: por un lado la de aquellos menores “nacidos en España de padres extranjeros si, al menos, uno de ellos hubiera nacido también en España” (Artículo 17.1 b) y la de los “nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad” (Artículo 17.1 b).

En ambos casos, se estaría descartando el simple reconocimiento del estatus como residente legal para ser ciudadano español de origen.

ALEJANDRO PEÑA PÉREZ
INFANTE & PEÑA ABOGADOS

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Visitas

Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog