Descargar tutorial GRATIS

jueves, 26 de junio de 2014
Paremos los Vuelos: lectura recomendada.
En estos últimos días he tenido la posibilidad de disfrutar (si se puede definir así la sensación) de leer un gran libro, un gran trabajo de investigación, como es ‘Paremos los vuelos. Las deportaciones de inmigrantes y el boicot a Air Europa’, nacido gracias al trabajo de Campaña Estatal por el Cierre de los CIE.

Y digo bien, gran trabajo de investigación sobre uno de los aspectos más indeseados, desconocidos e invisibles de las migraciones en España y en la UE: los vuelos de deportación mediante los cuales se ejecutan las órdenes de expulsión que existen sobre inmigrantes.


Desde un inicio se establece la relación directa, como una situación de causa y efecto, entre el demoniaco triangulo redadas racistas, internamiento en CIEs y los vuelos de deportación masivos (o individualizados), así como el uso de la criminalización del inmigrante en situación irregular como arma arrojadiza a nivel social, como un escarmiento ejemplarizante para todos aquellos que incumplen la Ley de Extranjería, aunque ello conlleve en sí mismo una violación misma del Ordenamiento Jurídico por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (que decir de las devoluciones en caliente…).

Se relata con gran exactitud de detalles la intensidad de las redadas racista en fechas próximas a la realización de estos vuelos. No se puede permitir que los aviones vayan vacíos, es preferible asaltar en plena calle a inmigrantes (o no) siguiendo patrones étnicos y racistas. Se denuncia a viva voz las condiciones de esos vuelos: amenazas, abusos, agresiones, torturas… e incluso en ciertas ocasiones, la muerte. Esto son los casos de Osamuyi Aikpitanyi, nigeriano. O de Austin Johnson, también de Nigeria. Y de Semira Adamu, Joseph Ndukaku Chiakwa, o Jimmy Mubenga.

Todos muertos en estos vuelos de deportación, en los cuales no se tiene en cuenta la situación personal, social o familiar de la víctima. Mucho menos aún, la situación política del país de destino, supuesto país del inmigrante expulsado, exponiendo a la persona en ocasiones a un grave peligro para su vida o su integridad física. ¿Qué importancia tiene el Derecho de Asilo o la especial vulnerabilidad de mujeres víctimas de trata de seres humanos, si los aviones van completos hacia sus destinos? Y qué decir de la complicidad convenida y conveniente de los países receptores de estos vuelos, donde las negociaciones de esta MERCANCIA HUMANA (como bien define el libro) se asemejan bastante a las ferias de ganado, donde fajo de billetes va, fajo de billetes viene...

Cuando uno ve la opacidad de la sociedad, su ceguera más absoluta ante este tipo de vuelos, llega a pensar que la creación de ese clima de miedo al otro, a lo ajeno, ha hecho mella en la calle. La gente huele a invasión en el ambiente. A inseguridad. A criminales sueltos que campan a sus anchas por nuestras ciudades.

Quizás sea necesario un altavoz mayor para poner de manifiesto lo que estos vuelos de deportación esconden realmente tras de sí: amenazas constantes para intentar amedrentar a la persona y que no oponga resistencia; violencia física y psíquica ante intentos desesperados por no subir a un avión que acabe con sus vidas, o por conseguir que los bajen del mismo, posiblemente entre más insultos, amenazas y golpes; custodias desproporcionadas de dos agentes por cada expulsado, igual que si se tratase de un criminal peligroso al margen de la sociedad; abandono a su suerte al final del trayecto, como a un perro en una gasolinera.

Solo así se explica esta apatía de la sociedad por este tipo de vuelos de deportación: su ceguera, su ignorancia de la realidad. Al igual que se ignora que aerolíneas como Air Europa o Swift Air reciban cerca de 24 millones de euros de las arcas púbicas por realizar este tipo de “servicios al Estado” (sí, ha escuchado bien, 24.000.000 de euros de dinero público que se deja de destinar a educación, sanidad o ayudas sociales, pero que engordan las carteras privadas). Su ignorancia de que al margen de estos millones, cada vuelo tiene estipulados aranceles propios, donde la expulsión de tan solo 91 inmigrantes a Latinoamérica puede alcanzar cifras superior al medio millón de euros (en efecto, si usted está haciendo las cuentas como las he hecho yo, no tendrá otra conclusión: el negocio de las expulsiones resulta muy rentable para el bolsillo privado, pero tremendamente doloroso para el erario público).

Como se puede ver, la ignorancia y la ceguera social es innegable ante este tipo de negocios turbios del Estado, de consecuencia humanas incalculables.

Los detalles que contiene este enorme trabajo de investigación son infinitos, pero como nunca me ha gustado destripar los libros, recomiendo la lectura de este documento, bien comprándolo, bien descargándolo directamente de la propia editorial ‘Cambalache’, que ofrece su libre difusión bajo licencia copyleft (COMPRAR/DESCARGAR).

Espero que su lectura consiga abrir los ojos a parte de la sociedad.

ALEJANDRO PEÑA PÉREZ
INFANTE & PEÑA ABOGADOS

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Visitas

Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog