Descargar tutorial GRATIS

jueves, 8 de mayo de 2014
Sr. Ministro: Mi decálogo para blindar jurídicamente a la Guardia Civil.
Estimado Sr. Ministro de Interior,

Ante los últimos rumores que indican que se tiene previsto que los asesores jurídicos del Ministerio del Interior blinden jurídicamente las actuaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil en la frontera sur de España en África (Ceuta y Melilla se entienden), desde mi humilde posición me permito darle unos sinceros consejos en beneficio de todos.

No pretendo sentar catedra. Parto del hecho de que sus asesores jurídicos, y usted mismo, están más capacitados que yo para tratar estos temas de Estado (siempre desde una presunción iuris tantum, que no iure et de iure), pero aun así le daré mi opinión, que como decía mi abuela es gratis, la tenga en cuenta o no.

Dicho lo dicho, aquí tiene usted la receta para un blindaje de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado a la altura del Ministerio del Interior de una Estado Democrático y de Derecho:


1.  RESPETAR LA LEY DE EXTRANJERÍA.

El primer paso para blindar jurídicamente las actuaciones de la Guardia Civil es respetar la Ley de Extranjería. Sí, así de sencillo. Basta de devoluciones en calientes, actos manifiestamente ilegales y realizados por cuerpos de seguridad del Estado, los cuales deben obediencia a la Ley. Es una realidad que no se respeta este procedimiento y los inmigrantes son devueltos de manera chapucera a Marruecos sin el menor respeto ni viso legal.  

No niegue usted la evidencia, ni deje que el chaparrón lo reciba la Guardia Civil. Sea valiente y asuma los errores cometidos.
   
2.  RESPETAR LOS DERECHOS Y GARANTÍAS RECONOCIDOS A LOS INMIGRANTES.

En relación con lo dicho anteriormente, la Guardia Civil tendría algún amparo jurídico si se permitiera que los propios inmigrantes pudieran ejercitar los Derechos legítimos contemplados en la propia Ley de Extranjería, y conocidos sobradamente, por las autoridades españolas: Derecho a la Asistencia letrada; Derecho a un intérprete; Derecho a la no devolución (non-refoulement); Derecho a la existencia de un Procedimiento Administrativo; Derecho a permanecer en España mientras se resuelve el procedimiento de Devolución.

Dentro de estos Derechos no hay que descartar la posibilidad de acceder a la residencia legal para extranjeros víctimas de trata de seres humanos, de mafias o de redes criminales organizadas cuando presten su colaboración con las autoridades españolas (Artículo 59 y 59 bis).

Estos Derechos, repito, conocidos de sobre por usted y por los miembros de la Guardia Civil, no se respetan actualmente con sus devoluciones en caliente.

3.  RESPETAR EL DERECHO DE ASILO.

Blinde usted a la Guardia Civil permitiendo que los inmigrantes conozcan y puedan ejercitar el Derecho de Asilo reconocido por la Ley 12/2009, de 30 de Octubre, reguladora del Derecho de Asilo y de la Protección Subsidiaria.

Resulta vergonzoso que se omita la posibilidad de ejercitar este Derecho de índole internacional y humanitario, teniendo en cuenta los continuos conflictos bélicos, como sucede por ejemplo en Siria, y otro tipo de catástrofes humanitarias en el África Subsahariana.

4.  RESPETAR LOS CONVENIOS INTERNACIONALES SOBRE DDHH.

Que mayor garantía y salvaguarda jurídica para la Guardia Civil que respetar también la parte del Ordenamiento Jurídico español integrada por los Tratados y Convenios internacionales de los que España es parte, y sobre los que tiene la obligación de avalar su cumplimiento efectivo (Guardia Civil incluida, no se olvide).

Entre otros muchos, cabe citar, a modo de ejemplo: Declaración Universal de los Derechos Humanos; Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; Carta Europea de Derechos Fundamentales; Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales; o Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados.

Señor Ministro, ocúpese usted de garantizar que la guardia Civil respeta debidamente esta recopilación de Derechos Humanos y estará brindando la posibilidad de blindarlos jurídicamente.

5.  CONCEPCIÓN JURÍDICA Y VERAZ DE LAS FRONTERAS.

Sinceramente, ¿de verdad se cree usted el concepto de frontera que viene manteniendo en los últimos meses? ¿Cómo piensa usted que se puede legitimar o blindar jurídicamente los actos de la Guardia Civil si se malversa el Derecho Internacional para definir la frontera nacional a su antojo? Así no Señor Ministro. Déjese de inventar y aténgase a Derecho.

Las alternativas son sencillas: bien cambia usted de asesores jurídicos por otros más capacitados para la envergadura del asunto, o si ya les ha cogido mucho cariño, envíelos de vuelta a la Facultad para que hagan un curso de reciclaje sobre las nociones básicas de Derecho Internacional Público sobre fronteras entre Estados.
Pero así no puede seguir, Señor Ministro. Así NO.
  
6.  ELIMINAR LAS CONCERTINAS.

Es cierto que la existencia o no de concertinas no depende de la Guardia Civil, pero como dije más arriba, en la frontera sur les toca a ellos dar la cara por el Estado, y evidentemente, es la propia Guardia Civil la que padece el desgaste social y mediático de estas cuchillas sin sentido.
  
7.  USAR MEDIOS DISUASORIOS PROPORCIONADOS.

No llego a entender cómo se pretende blindar jurídicamente el uso indebido y desproporcionado de porras, aerosoles, gas pimienta o extintores contra inmigrantes. ¿Cómo se puede legitimar el uso de estos medios contra inmigrantes suspendidos en las alturas de la valla?

Según mi opinión, las porras son excesivas e innecesarias; gas pimienta o aerosoles totalmente desproporcionados; y ya sobre los extintores, ni hablar. ¿Sabe usted que los extintores se utilizan para extinguir fuegos? ¿Qué pretende con su uso sobre inmigrantes? Supongo que no pretenderá usted extinguir al ‘negro subsahariano’, lo cual resultaría irracional e inhumano.

Señor Ministro, de órdenes a sus Guardias Civiles de que midan los medios usados para que así el blindaje jurídico sea precisamente eso, adecuado a Derecho.       

8.  TRATO DIGNO Y HUMANITARIO A SERES HUMANOS.

Este es quizás uno de los puntos más evidentes y apremiante de los expuestos, y que menos explicaciones necesita: blinde a la Guardia Civil garantizando un trato digno, humanitario, legítimo y legal a todo inmigrante como ser humano que es. No tenga duda alguna que la posición de la Guardia Civil saldrá reforzada públicamente.  

9.  CENSURAR EL TRATO DADO A INMIGRANTES POR LA POLICÍA MARROQUÍ Y DEJAR DE SER CÓMPLICES.

Son muchas las imágenes y videos sobre abusos de las autoridades marroquíes a inmigrantes, ya sean asentados en Marruecos, o devueltos ilegalmente por España. Este tipo de comportamientos, demostrados como ciertos, dejan en evidencia también a los ‘Alis’. Y digo también, porque con las devoluciones realizadas por la Guardia Civil a sabiendas del destino y del riesgo que corren los inmigrantes devueltos, no cabe sino calificarlos de cómplices de estas agresiones y tratos inhumanos.

Entiendo, como debería de entender usted, que entregar a su suerte a seres humanos que ven peligrar su integridad física, e incluso su vida, no puede ser objeto de ningún tipo blindaje jurídico propio de un Estado de Derecho.

10.  NO MÁS MENTIRAS: NO NOS TRATE POR TONTOS.

No crea usted que el pueblo es tonto. Al contrario, el pueblo es sabio y humanitario. El ser humano, por regla general, está condicionado para sentir empatía por el más débil, por la víctima, por los desheredados. Igualmente, el ser humano tiende a sentir antipatía por el déspota, por el abusón, por lo injusto.

Este sentimiento de antipatía contra la Guardia Civil es precisamente lo que está fomentando este Ministerio cuando los pone en el ojo del huracán, primero, sometiendo a inmigrantes a un trato degradante, abusivo e ilegal, bajo conceptos jurídicos inexistentes y arbitrarios al margen de la legalidad; y segundo, pretendiendo dar un halo de legitimidad a este tipo de comportamiento, cuando lo sensato sería desterrarlos de un plumazo y depurar responsabilidades, entonando incluso el mea culpa si fuera necesario (que lo es).

Por todo lo dicho hasta ahora, entiendo que, bajo mi humilde opinión, basta ya de mentiras, de abusos, de ilegalidades, de tratarnos como a borregos estúpidos. Entonces, y solo entonces, la Guardia Civil estará totalmente blindada jurídicamente sin necesidad de mover una sola coma de la actual legislación.

Solo así, la Guardia Civil estará blindada jurídicamente. Pero sobre todo, estará legitimada moral y socialmente.

Atentamente,

ALEJANDRO PEÑA PÉREZ
INFANTE & PEÑA ABOGADOS

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Visitas

Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog