Descargar tutorial GRATIS

jueves, 29 de mayo de 2014
Padrón e inmigrante irregular: Derecho por imperativo legal.
Otra vez se repite el mismo circo que años antes hiciera su función en el municipio de Vic: un Ayuntamiento que se niega a empadronar a inmigrantes en situación administrativa irregular. Esta vez en Sestao, pero con agravantes: calificar a los inmigrantes como ‘mierda’. Palabras salidas de la boca del alcalde de Sestao, y que califica  de la siguiente manera a los inmigrantes: "La mierda ya no viene porque la echo a hostias".

Sí señor, tan racista y xenófobo como el solo. Y por supuesto, sin ninguna responsabilidad política, ya que por lo visto en el PNV este tipo de manifestaciones deben ser ‘peccata minuta’ propia de un niño malcriado al que no hay que echar demasiada cuenta. No vallamos a sacar los pies del tiesto, por favor…


Pero al margen de este tipo de manifestaciones, sobre las que debe haber unanimidad de que merecen tolerancia cero, están los hechos: el impedir el acceso al padrón municipal a los ciudadanos inmigrantes. Además de ello, se vuelve a generar un innecesario debate jurídico ya resuelto, que no deja lugar alguno a las dudas: ¿Puede un Ayuntamiento denegar la inscripción en el Padrón municipal a un inmigrante? ¿Y si ese inmigrante no tiene Autorización para residir legalmente en España?

La respuesta es irrefutable: NO, Sr. Alcalde de Sestao (siendo lo de Sr. un formalísimo).

Para aclarar esta cuestión, resulta imprescindible tener en cuenta las siguientes premisas. En primer lugar, según preceptúa el Artículo 6.3 de la Ley de Extranjería (LO 4/2000), se dispone que “Los Ayuntamientos incorporarán al padrón a los extranjeros que tengan su domicilio habitual en el municipio y mantendrán actualizada la información relativa a los mismos.”

Esta obligación de todo ayuntamiento de mantener actualizado el padrón municipal, reconocida expresamente en la Ley de Extranjería, se refiere tanto a los extranjeros residentes legales como a los irregulares. No hay duda.

Asimismo, la obligación de mantener actualizado en todo momento el padrón municipal, así como la regulación del acceso al padrón por parte de extranjeros, no exige en ningún momento ser residente legal en España para que un inmigrante pueda empadronarse. En efecto, para llegar a esta conclusión, y que un inmigrante pueda realizar su inscripción en el Padrón municipal de conformidad a Derecho, será necesario cumplir con las exigencias contenidas en la  Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local.

Como primer punto a tener en cuenta, es necesario acudir al Artículo 15.1 de esta Ley, según el cual “Toda persona que viva en España está obligada a inscribirse en el Padrón del municipio en el que resida habitualmente”.

Partimos, por tanto, de una doble obligación: la primera, obligación de empadronarse en el municipio donde vivan e impuesta a toda persona, inmigrantes incluidos; la segunda, la obligación dirigida a los ayuntamientos de mantener actualizado el Padrón municipal e impuesta por la Ley de Extranjería.

De ambas obligaciones, sendas imperativos legales, deriva, a sensu contrario, un Derecho de reconocimiento legal a todo inmigrante: el Derecho al acceso al Padrón municipal, o lo que es lo mismo, el Derecho a poder empadronarse.

Para poder ejercitar este Derecho conforme dispone la normativa vigente, es necesario cumplir con los requisitos exigidos por el Artículo 16.2 f) de la Ley 7/1985, según el cual se preceptúa que:  

“La inscripción en el Padrón municipal contendrá como obligatorios sólo los siguientes datos:

[…] f) Número de documento nacional de identidad o, tratándose de extranjeros:

[…] Número de identificación de extranjero que conste en documento, en vigor, expedido por las autoridades españolas o, en su defecto, por no ser titulares de éstos, el número del pasaporte en vigor expedido por las autoridades del país de procedencia, tratándose de ciudadanos nacionales de Estados no comprendidos en el inciso anterior de este párrafo.

En virtud de todo lo expuesto, no cabe duda de que la negativa del Ayuntamiento de Sestao a permitir el acceso al Padrón municipal de todo inmigrante, residente o en situación irregular, resulta contrario a Derecho. Además de esta ilegalidad intrínseca, no hay que olvidar que este tipo de comportamiento racistas y xenófobos, deben ser considerados como actos discriminatorios reconocidos expresamente por la Ley de Extranjería en su Artículo 23, según el cual “representa discriminación todo acto que, directa o indirectamente, conlleve una distinción, exclusión, restricción o preferencia contra un extranjero basada en la raza, el color, la ascendencia o el origen nacional o étnico, las convicciones y prácticas religiosas, y que tenga como fin o efecto destruir o limitar el reconocimiento o el ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y de las libertades fundamentales en el campo político, económico, social o cultural” (Artículo 23.1) O como aquellos actos “efectuados por la autoridad o funcionario público o personal encargado de un servicio público, que en el ejercicio de sus funciones, por acción u omisión, realice cualquier acto discriminatorio prohibido por la ley contra un extranjero sólo por su condición de tal o por pertenecer a una determinada raza, religión, etnia o nacionalidad” (Artículo 23.2 a).

En consecuencia, el comportamiento que mantiene el Ayuntamiento de Sestao solo puede ser definido de una forma: ilegal, racista, xenófobo y discriminatorio.

ALEJANDRO PEÑA PÉREZ
INFANTE & PEÑA ABOGADOS

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Visitas

Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog