Descargar tutorial GRATIS

jueves, 24 de octubre de 2013
Supuestos de doble nacionalidad: nociones básicas.











En mi último artículo hablé de los aspectos más relevantes a tener en cuenta cuando se obtiene la nacionalidad española. A raíz de ello, he recibido varias consultas respecto a la situación de doble nacionalidad. ¿Cuándo existe? ¿Cómo se reconoce? ¿Qué derechos y  obligaciones conlleva? Etc…




Si bien ya se explicaron unas nociones básicas la semana pasada, creo que resulta de gran interés explicar la situación de doble nacionalidad con más detenimiento, aclarando las cuestiones esenciales.


1º.- ¿QUÉ ES LA DOBLE NACIONALIDAD?

La situación de doble nacionalidad se da cuando una persona ostenta dos nacionalidades diferentes, en nuestro caso, la nacionalidad española y otra nacionalidad originaria. Esta situación se puede dar, bien, porque un ciudadano español obtenga la nacionalidad de otro país, o bien, porque un extranjero adquiera la nacionalidad española.

De dicha situación se deriva un doble vínculo jurídico con dos países diferentes.


2º.- ¿CUÁNDO EXISTE UN SUPUESTO DE DOBLE NACIONALIDAD?

Por regla general, y según dispone el Código Civil, un requisito imprescindible para poder obtener la nacionalidad española, es la previa renuncia a la nacionalidad originaria. Dicha exigencia viene delimitada con el objetivo de evitar supuestos de múltiples nacionalidades en los que una persona pueda ostentar dos o más nacionalidades. En consecuencia, ejercitada la renuncia, y obtenida la nacionalidad española, se pierde la nacionalidad originaria.

No obstante, y derivado de los estrechos vínculos históricos que España conserva con determinados países o zonas geografías (antiguas colonias en su mayoría), el propio Código Civil exime de la obligación de renunciar a su nacionalidad a los extranjeros ciudadanos de un país de Iberoamérica, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal.

En estos casos, y amparados por un disposición legal, nos encontraremos con supuestos de doble nacionalidad de Derecho, conservándose, por tanto, la nacionalidad de origen.


3º.- ¿QUÉ SE CONSIDERA COMO PAÍSES DE IBEROAMÉRICA?

Si bien el Código Civil no especifica que países son los que deben ser considerados como iberoamericanos, no obstante, según se dijo anteriormente, es de presumir que dicho concepto se refiere a los países con los que España tuvo relación directa derivada de sus vínculos históricos.

Más concretamente, y según criterios del Ministerio de Justicia, se consideran (cito textualmente) “países iberoamericanos a estos efectos aquéllos en los que el español o el portugués sean una de las lenguas oficiales”.

Igualmente considera el Ministerio que a “efectos de adquirir la doble nacionalidad Haití, Jamaica, Trinidad y Tobago y Guyana no se consideran iberoamericanos mientras que Puerto Rico sí se considera iberoamericano”.


4º.- ¿EXISTE UNA REGULACIÓN ESPECÍFICA DE LOS SUPUESTOS DE DOBLE NACIONALIDAD?

Al margen de la disposición del Código Civil, España tiene suscrito con la mayoría de los países Convenios de Doble Nacionalidad, mediante el cual se regulan ciertos aspectos emanados de esas espacial situación de doble vínculo jurídico con dos países.

En concreto, España tiene firmados Convenios de Doble Nacionalidad con los siguientes países: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú y República Dominicana (se pueden consultar el contenido de los Convenios aquí).


5º.- ¿QUÉ OBLIGACIONES JURÍDICAS CONLLEVA PARA LA PERSONA?

El hecho de ostentar dos nacionalidades no quiere decir que la persona se encuentre sometida a las obligaciones y a la legislación de ambos países. En estos casos, y con el fin de no crear un obstáculo y un doble compromiso legal con ambos países para el beneficiario de la doble nacionalidad, la controversia se resuelve dando prioridad a una de las nacionalidades sobre la otra.

Esta prioridad, sin embargo, no es una elección caprichosa de la persona, sino que la misma viene delimitada, por regla general, por el domicilio habitual de residencia. Por lo tanto, el país donde la persona tenga su residencia será el que delimitará la nacionalidad que “identifique” a la persona. O en palabras más sencillas por lo que respecta al objetivo de este artículo: un ciudadano argentino nacionalizado, por ejemplo, será siempre español en España y argentino en Argentina.


6º.- ¿EXISTEN SUPUESTO DE DOBLE NACIONALIDAD QUE NO TENGAN AMPARO LEGAL?

Sí. Según se dijo más arriba, y salvo los supuestos citados, es necesario renunciar a la nacionalidad de origen para poder obtener la nacionalidad española. Sin embargo, algunos países no permiten a sus ciudadanos renunciar a su nacionalidad. Como consecuencia de ello, la renuncia realizada ante el Registro Civil, si bien queda recogida según dispone la legislación española, la misma no despliega ningún efecto jurídico para el país de origen del recién nacionalizado. Un ejemplo de esta situación es Marruecos.

En estos casos, si bien no existe ninguna norma jurídica que reconozca expresamente el  supuesto de doble nacionalidad, la realidad es que esa persona será poseedor de dos nacionalidades diferentes: la nacionalidad originaria (en el ejemplo, nacionalidad marroquí) y la nacionalidad española.

Esta situación se conoce como un supuesto de doble nacionalidad de hecho (y no de Derecho).

___________  


Al margen de las dudas resueltas en este artículo, si tienes alguna otra cuestión que no hayas visto resuelta, puedes plantearla directamente a través del siguiente correo electrónico:


ALEJANDRO PEÑA PÉREZ


INFANTE & PEÑA ABOGADOS











0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Visitas

Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog