Descargar tutorial GRATIS

viernes, 20 de septiembre de 2013
Diferencia entre Estancia y Residencia Legal  en los expedientes de nacionalidad por residencia.












Desde hace unos meses para acá, no dejo de ver (más que en otros años) múltiples denegaciones de nacionalidad por residencia fundamentadas en un mismo motivo: el erróneo cómputo de la situación de estancia legal por estudios como tiempo de residencia legal.

En efecto, se vienen dando muchos casos en los que el extranjero ha permanecido de forma legal en España, permanencia durante la cual una parte ha sido como estancia por estudios, y otra como residencia legal. Con la suma de ambos periodos, el  extranjero pretendía demostrar el haber alcanzado los periodos mínimos de “residencia” exigidos según cada caso para poder solicitar la nacionalidad española por residencia.

De estas circunstancias surgen dos preguntas fundamentales: ¿Son idénticas estas figuras, estancia por estudios y residencia legal, jurídicamente hablando? ¿Tienen la misma trascendencia a la hora de resolver un expediente de nacionalidad española por residencia?

Contestando a la primera de las preguntas, es necesario diferenciar ambos supuestos. En primer lugar, la estancia por estudios es un supuesto de estancia legal habilitada por el Derecho de Extranjería que permite al extranjero permanecer en España por un periodo de tiempo de 90 días hasta 1 año con el fin de cursar estudios, realizar actividades de investigación, intercambio de alumnos, prácticas o servicios de voluntariado. La vigencia de esta situación será igual al periodo por el que vaya a prolongarse la actividad a realizar, pudiendo prorrogarse la misma.

Por otro lado, la situación de residencia legal, habilita al extranjero a permanecer en España precisamente como residente legal por motivos laborales (residencia y trabajo por cuenta ajena o cuenta propia) o no lucrativos (simple residencia), ya sea temporal (de 90 días hasta 5 años) o de forma indefinida como residente de larga duración (5 años).

Como ya se ha dicho, si bien ambas figuras habilitan al extranjero permanecer en España de manera legal, a nivel de Derecho de Extranjería la estancia legal y la residencia legal se expide por motivos diferentes, y sus consecuencias, por tanto, también son distintas. Igualmente, como a continuación se expondrá, tampoco tienen el mismo reconocimiento jurídico a efectos de nacionalidad española.

Es necesario matizar brevemente, que la estancia por estudios (Artículo 33 de la Ley de Extranjería) no debe ser confundida con el Régimen especial de investigadores (Artículo 38 bis), ya que la inclusión dentro del régimen de investigador al extranjero conlleva su  reconocimiento inicial como residente legal en España.

Una vez delimitadas ambas figuras jurídicas, y por lo que respecta a su trascendencia en los expedientes de nacionalidad española por residencia, es necesario partir de lo preceptuado en el Artículo 22 del Código Civil. Según este precepto, para poder solicitar la nacionalidad española por residencia se exige el haber sobrepasado determinados periodos de residencia al momento de la presentación. Concretamente estos periodos son de 10, 5, 2 o 1 año, dependiendo de cada caso.

En relación a los requisitos que debe cumplir esta residencia, el Artículo 22.3 del Código Civil establece que “en todos los casos la residencia habrá de ser legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición”.

Esta exigencia expresa de residencia legal, bajo una interpretación literal del precepto, delimita claramente el tipo de permanencia legal en España admitido, descartándose por tanto la situación de estancia legal por estudios. Si bien es cierto que existen expedientes en los que se han admitido el computo de la estancia por estudios para valorar y conceder la nacionalidad española, igual  de cierto es que, con este tipo de interpretación, no existe una explicación jurídica para estas resoluciones favorables. Lo único que podría alegarse en su favor sería una interpretación más flexible y laxa del Artículo 22.3 del Código Civil.

Este tipo de interpretación, aun existente, no coincide sin embargo con la jurisprudencia de la Audiencia Nacional y del Tribunal  Supremo en relación con supuestos en los que coinciden periodos de estancia legal por estudios y periodos con residencia legal. En concreto, la Audiencia Nacional en Sentencia de fecha 22 de Septiembre de 2011, fundamentándose en jurisprudencia consolidad del Tribunal Supremo, afirma de forma tajante que «la estancia en España amparada en una autorización de estancia para cursar estudios no puede considerarse como residencia legal a efectos de entender cumplido el requisito de “residencia legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición” previsto en el artículo 22.3 del CC».

Ante esta afirmación tan tajante, y en perjuicio de todos aquellos extranjeros que se viene viendo perjudicados, no cabe otra conclusión posible que considerar irrelevante la situación de estancia legal por estudios como computable para poder solicitar la nacionalidad española por residencia. Al menos, mientras no exista una nueva interpretación jurisprudencial en sentido contrario (la cual no resulta previsible).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Visitas

Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog